Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

Producir manta y mezclilla, una labor diaria

Producir manta y mezclilla, una labor diaria

Una gran construcción de estilo porfiriano, es justamente la Fábrica Textil, edificada con ladrillos importados del llamado viejo mundo, los cuales fueron introducidos a México en barcos, que al regresar estos, fue necesario agregarles contrapeso, este material se utilizó para erigir los espacios centrales de la fábrica con la mejor técnica de construcción de aquella época, para las columnas de las esquinas se utilizó un perfecto traslapado de ladrillos, por lo que su resistencia era de indudable fuerza, toda la fábrica es considerada una obra arquitectónica de gran admiración, lo que ha dado lugar que personas de distintas partes del mundo en especial estudiantes de arquitectura hayan venido a observarla, por sus magníficos detalles estructurales.

   Todo el modelo iba acorde al estilo inglés, y lo implementado en la época, donde se instaló toda una colonia con los servicios inherentes del momento: casas para los trabajadores, dependiendo el cargo dentro de la fábrica, una zona para el esparcimiento, una tienda de raya, ubicada en donde actualmente se encuentra la casa de la cultura, un consultorio médico y un jardín, que posteriormente se convirtió en la escuela mejor conocida como la de Las Ortiz, por lo cual no se puede apreciar el frente del majestuoso edificio, en el que también se instalaba un mercado. 

    Estaba todo rodeado por una muralla que abría sus puertas durante el día y las cerraba por la noche, cabe mencionar que en el lado del río su barrera era otorgada por la misma naturaleza. Para cruzar a Juanacatlán donde se encontraban los servicios religiosos y civiles, era necesario tomar una chalana (pequeña barca), hasta que la Señora Dolores mandó traer al sacerdote cada semana para otorgar los sacramentos, de la religión católica.

    En la majestuosa entrada principal se encuentra un arco coronado con un hermoso reloj de péndulo francés de cuatro caras adornado con flores que durante algunos años fue referente de la hora para los pobladores además del sonido tan característico. 

    Producir hilo, manta y mezclilla con algodón implicaba toda una logística, planeación y organización estructurada, de modo que se conformaron los distintos departamentos de la fábrica, asignando los cargos tomando en cuenta los conocimientos de quienes llegaron a ocuparlos, así como conocimientos, edad y el peso, que era un aspecto importante, porque de eso dependía gran parte de la habilidad para manejar las maquinas, ya que había que estar en constante movimiento, subir y descender de ellas y estar muy alerta para correr a donde se tuviera que poner en marcha.



Sobre la autora: Verónica Becerra es habitante de la Cabecera Municipal de El Salto y promotora cultural. 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de La Cascada*