Cascada Noticias - Un medio con identidad
GALA Cintillo

Mujeres que lloran letras

Mujeres que lloran letras

A lo largo de la historia, las mujeres han sido consideradas en las artes y la literatura como un medio único para hablar exclusivamente de romanticismo o derivados de este, ver a la mujer participar en temas controversiales atrae una crítica personal que dirige un ataque personal a la forma en la que puede llegar a expresarse, clasificándola como inestable mental o llevándola a la clasificación de histérica.

A lo largo de la historia, nuestra libertad fuera únicamente permitida si NO toca temas que incomoden o rompan con el estereotipo de decencia que estamos obligadas a seguir aun sabiendo que las artes y la literatura son la única fuente de expresión libre que la humanidad ha utilizado como herramienta de desahogo.

Hace dos años comencé un libro titulado, mujeres que lloran letras, pues personalmente desde mi última publicación comprendí que no solo tenemos el reto de escribir, sino de hacer respetar y valer nuestro trabajo, sin que como recomendación social siempre surja la idea de ser más inteligentes y prudentes con lo que escribimos o decimos, este concepto está más vinculado a no ofender a la sociedad, ni romper las tradiciones de silencio que nos han otorgado para poder definirnos como “ buenas mujeres” las mujeres incomodas hablan de su tristeza, su dolor e incluso de sus resentimientos, sin embargo a diferencia de las obras masculinas que no son juzgadas desde lo psicológico, ético o correcto, para nosotras decidir hacer público un trabajo también representa asumir la violencia o juicio, personal y moral que conlleva el hablar de cualquier cosa que no implique el amor romántico. 

Imaginen ustedes hacer un juicio de los pesares masculinos en la música ranchera, en la obra bohemia de Agustín Lara o José Alfredo Jiménez, nunca se hace mención de la inestabilidad mental o alguna opinión de lo éticamente correcto o no.

Pero nosotras en cambio, debemos justifica, explicar y definir las causas que nos han llevado a crear o no tal obra. 

A lo largo de mi carrera, definitivamente he aprendido a no sentirme mal por mis formas de expresión, por supuesto siempre asumiendo la responsabilidad social que ser una autora implica, pero jamás poniendo al frente la idea de censurar alguna opinión por ser menos incomoda. 

En la actualidad, distintos hechos públicos, nos llevan a distintas reflexiones, sin embargo, la mía se basa particularmente en la generalidad con las que las mujeres somos juzgadas y se nos asigna el peso de una opinión saludable que no exponga con exceso nuestros deseos, miedos o rencores.

De las artes y literatura conservadora nos hemos cansado las mujeres sentimos algo más que romanticismo y somos libres de hablarlo.


Fabiola Serratos es sscritora, activista, defensora de los derechos de las mujeres. Fundadora del colectivo "MsE"

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de La Cascada*