Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

Coca y Buñuelos para Los Olvidados

Coca y Buñuelos para Los Olvidados

En 1978 en México se entregaba el Premio Nacional de las Artes a un hombre que en una de sus escenas icónicas cortó el ojo de una mujer con una navaja, (que en realidad era el ojo de una vaca) y se puede ver en el filme “Un perro andaluz”, dicho premio decía Buñuelos, una dulce coincidencia, en lugar del nombre del ogro surrealista Luis Buñuel.

Los títulos de sus películas bien podrían ser la descripción de los que pasa con el pueblo “Los olvidados” o bien con quien acaba la quincena “Bella de día”, los tiempos electorales “Ensayo de un crimen”, lo que ocurre cuando acude a una cita en el IMSS “El ángel exterminador” y lo que pasa cuando uno acepta un empleo fijo “El fantasma de la libertad”.

Buñuelos o Buñuel fue un cineasta español que eligió a México para hacer su carrera, si hoy viviera seria parte de alguna serie de televisión como The Walking Dead ya que alguna vez dijo “Francamente, a pesar de mi horror a la prensa, me encantaría levantarme de la tumba cada diez años y comprar algunos periódicos” justo en estas fechas lo veríamos pasear ya que falleció un 29 de julio de 1983.

Muchas veces el mito supera a la persona, al hablar de Luis debemos recordar que fue un de las grandes figuras del cine, su obra es poética y provocativa, muchas de sus cintas fueron censuradas, afortunadamente hoy se pueden encontrar en las plataformas digitales , cuando Buñuel murió, su obituario en el diario The New York Times fue «un iconoclasta, moralista y revolucionario que fue un líder del surrealismo de vanguardia en su juventud y un director de cine internacional dominante medio siglo después».

Pero detrás del hombre que dijo “Si el alcohol es la reina, el tabaco es el rey, estaba un hombre celosos y machista, como se relata en la biografía de su esposa Jeanne Rucal “Memorias de una mujer sin piano”: cierto día acompañó a Jeanne a la clases de baile y cuando salieron le dijo que no quería que siguiera bailando, "No es decente Jeanne, se te ven las piernas, me desagrada que mi novia se exhiba", Buñuel podía ser un revolucionario de la cámara pero también un hombre lleno de miedos e inseguridades.

Jeanne adoraba tocar el piano, el genio la apoyo diciéndole “Para tocar como tocas... sería mejor no hacerlo", y fue así como Juanita dejo esta pasión.

Quizás la obra más conocida del cineasta es la cinta “Los olvidados” que trata de El Jaibo, un adolescente que escapa de la correccional y se reúne en el barrio con sus amigos.Días después mata, en presencia de su amigo Pedro, al muchacho que supuestamente tuvo la culpa de que lo enviaran al reformatorio. A partir de entonces, los destinos de Pedro y el Jaibo estarán trágicamente unidos.

Recientemente el periodista Pascal Beltrán del Río aseguró que el consumo de Coca-Cola en México se inició con esta película y no con el neoliberalismo como sostuvo el gobierno.

Una vez Buñuel veía en televisión su película, después de los créditos y al comenzar, apareció una botella de Coca-Cola sobre las imágenes, entonces Buñuel gritó: “¿Y yo he montado eso? ¿Una Coca-Cola? ¡Me cago en la leche!” Y apagó el televisor.

El Programa Memoria del Mundo de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) reconoció a la película como Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Vale la pena en esta cuarentena sentarse con una buena dotación de buñuelos y disfrutar de sus películas, con toda la fe que tenía al decir “Soy ateo gracias a Dios”.


Sobre el autor: David Meneses es escritor y gestor cultural.