Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

Un archivo para Juanacatlán

Un archivo para Juanacatlán

El concilio de Trento desarrollado en el siglo XVI por la iglesia católica instauró la obligación de archivar toda documentación eclesiástica diocesana y parroquial. Los párrocos, rectores, curas y vicarios de los templos debían llevar y conservar los libros y documentos necesarios como constancia de su ejercicio ministerial, ya que además se registrarían en ellos las visitas de las autoridades canónicas para corroborar su trabajo.

La Parroquia de Nuestra Sra. De Guadalupe en Juanacatlán posee un pequeño acervo documental cuyos registros más antiguos datan de finales del siglo XVII. Los primeros libros de partidas que se hayan en el archivo de la parroquia han permanecido casi intactos por poco más de 350 años. Desde 1868, cuando el depósito de los libros se encontraba en la actual Basílica, se menciona que el archivo estaba en condiciones muy deplorables y en abandono; la falta de cuidado ocasionó que su estado actual no sea el más óptimo e incluso que haya sido objeto de hurto dejando incompletas algunas series, pero a pesar de esto se han podido conservar la mayoría de ellas.

El proyecto:

A raíz del evidente descuido del archivo de la parroquia su servidor en conjunto con la profa. Lilia Angélica Lomelí García y en acuerdo con el sr. cura Gerardo Tovar, se inició un proyecto que contribuirá a la protección y preservación de esta fuente documental por medio de una serie de etapas; la primera consistió en encarpetar los primeros libros del siglo XVII hasta el XIX con cartoncillo anti-ácido, para evitar la propagación de los hongos en las cubiertas de cuero animal que los protegen, mismos que han destrozado fojas de algunos ejemplares. La segunda corresponde al registro y catalogación de todos los libros existentes en donde se creará un archivo histórico para clasificar los documentos sacramentales, de gobierno, administración y correspondencia. La última etapa consiste en la digitalización del archivo hasta el año de 1950, para que sirva como una fuente y recurso accesible para la misma institución eclesiástica e investigadores debidamente identificados salvo las restricciones que la propia parroquia considere pertinentes.

Se espera que este pequeño proyecto sirva en un futuro próximo como un acercamiento al patrimonio material que posee nuestro municipio y podamos re-valorizar el tesoro bibliográfico con el que contamos para la memoria histórica de Juanacatlán.


Sobre el autor:

Bernardo Camacho Ornelas es arquitecto, habitante de Juanacatlán.

Cronista, apasionado por la preservación del patrimonio histórico y arquitectónico.