Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

El proyecto de la Parroquia de Juanacatlán

El proyecto de la Parroquia de Juanacatlán

Este 27 de febrero del 2021 se conmemoran 82 años de que se erigió canónicamente la Parroquia de Juanacatlán “Virgen de Guadalupe” desprendiéndose de la administración como vicaría de la Parroquia de Zapotlanejo. 

En abril de 1938 un grupo de vecinos de Juanacatlán acudieron al arzobispado de Guadalajara solicitando la erección de la vicaría de este pueblo en parroquia, permitiendo así su independencia administrativa de la parroquia de Nuestra Sra. Del Rosario en Zapotlanejo. Por tal motivo, el arzobispo José Garibi Rivera comunicó en un oficio al pbro. Máximo Pérez Aldape, entonces encargado del templo de Juanacatlán, la noticia del nuevo proyecto a raíz de la solicitud de sus feligreses, pidiéndole para ello las cuentas de los últimos cinco años, así como un estimado de los límites que servirían a la futura parroquia.

El 27 de febrero de 1939 el arzobispado de Guadalajara mandó una carta circular dirigida a los fieles de Zapotlanejo y Juanacatlán y a sus respectivos padres administradores en donde se informaba de la erección canónica de la vicaría de Juanacatlán a Parroquia Amovible de Tercera Categoría. La Parroquia quedó dentro de la administración de la XXXVI Vicaría Foránea con cabecera en Zapotlanejo encargada de realizar visitas de protocolo y de control. Además, el informe nombraba al padre Máximo Pérez Aldape como el primer cura, debiendo leer el decreto de la erección el primer domingo posterior a la llegada de la carta al igual que el sr. cura Inocencio Álvarez en la de Zapotlanejo, publicándose también dentro del boletín Eclesiástico de la Diócesis.

El día domingo 19 de marzo de 1939, en la basílica de Juanacatlán y en presencia de gran concurro de fieles, se llevó a cabo la misa de celebración por la erección canónica de la nueva parroquia; el sr. cura de Zapotlanejo Inocencio Álvarez, dio lectura al decreto recibido el 27 de febrero para enseguida dar la palabra al prosecretario de la mitra tapatía que vino en representación del Arzobispo, el padre Benjamín Ruelas.

La celebración terminó con el himno guadalupano entonado por los asistentes y los padrinos del acto. Finalmente, los presbíteros invitados y los principales vecinos de Juanacatlán firmaron el acta para dejar constancia de este importante hecho que pasaría a formar parte de la historia de nuestro pueblo.

Sobre el autor:

Bernardo Camacho Ornelas es arquitecto, habitante de Juanacatlán.

Cronista, apasionado por la preservación del patrimonio histórico y arquitectónico.


*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de La Cascada*

VER TAMBIÉN