Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

SANTIAGO, 'Tour del Horror'

SANTIAGO, 'Tour del Horror'

Muchas cosas me causan horror y una de ellas es la contaminación que tiene diferentes rostros, pero todos ellos igual de dañinos para el medio ambiente. Nuestro planeta es un ser vivo con diferentes actores todos ellos con una función específica e importante en la orquesta del equilibrio, y así se mantuvo hasta que el ser humano irrumpió con la industria y el abuso de los recursos naturales.

Ejemplo de la industrialización, lo vemos en El Salto que en la década de los 60 se construyó el Corredor Industrial del mismo nombre y diez años después se inauguraba el parque Industrial de El Salto. No fue coincidencia que se escogiera este lugar para construir este espacio industrial, sino la conveniencia del recurso hídrico y la facilidad de verterlo después de ser usado.

Se comenzaba entonces con la explotación de los mantos freáticos y las descargas en la presa de El Ahogado que rompería años después con el equilibrio que esta zona había mantenido por miles de años.

Paralelamente la explosión demográfica y su consecuente demanda de viviendas trajo como resultado una macro colonia obrera sedienta de todo tipo de servicios con sus consecuentes problemas que hoy tenemos como resultado de un falso progreso y además mal entendido.

Al abrigo de la corrupción por más de cuatro décadas los resultados son de magnitudes titánicas, sobre explotación de los recursos hídricos, explosión demográfica, cambio del clima, perdida de flora y fauna es la factura que los saltenses estamos pagando, además de la pérdida del paraíso que fue la cuenca del Río Santiago que vergonzosamente tiene el mote de uno de los ríos más contaminados en América Latina.

Recorrer todos estos puntos es un horror que duele en el corazón y lastima el espíritu para cualquiera que disfruto de un río vivo y lleno de vida. La pérdida del patrimonio ecológico de El Salto y Juanacatlán es producto por inacción de los que tenían y tienen el poder de detenerlo. El Río Santiago es un río milenario con el que hemos convivido con él tan solo unas décadas, nuestra presencia es tan solo un suspiro en su milenaria vida, él no nos necesita, pero nosotros a él sí… un poco de ayuda como detener las descargas y reabrir las represas de Ocotlán, Poncitlán y Corona pueden regresarle el aliento a su corazón que cada día late más lento.

En este documental retrato esos puntos críticos, lo hice con mucho dolor pero con el amor de que un día va a regresar a ser la gloria que antes fue, aquel río que mi padre me presentó y que disfrute su brisa en mi infancia.

*Arquímides Andrés Flores López es habitante de El Salto. Abogado y Administrador. Documentalista por afición.

 *Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de La Cascada.

VER DOCUMENTAL: