Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

En El Salto: menor de cinco años logró su cambio de género

Leo y sus padres lograron su cambio de género al lograr tramitar su acta de nacimiento en El Salto
En El Salto: menor de cinco años logró su cambio de género

Leo acudió con sus papás al Registro Civil de El Salto, Jalisco a que le dieran un acta de nacimiento que diga que es un niño; nació como Allegra pero nunca se sintió identificado como niña; así, el menor logró que legalmente se reconociera su cambio de género.

Él mismo relata cómo es que se descubrió a Televisión Azteca.

“Es que vi una foto mía que yo era niño, entonces mejor quise ser hombre, -¿por qué?- porque así me sentía más cómodo. Es que yo elegí mi nombre porque vi una foto me quise llamar Leo”, indica Leo.

Desde muy pequeño sus padres notaron que no le gustaba la ropa de niña y él mismo dijo que era un niño.

Sergio Eduardo Venegas, padre de Leo relata cuando supo de la identidad de su hijo:

"Él, en una ocasión le confesó a su mamá que era niño y pues para nosotros fue como de ok, nos empezamos a informar descubrimos todo esto de la identidad de género y fuimos hablando con las instancias, por ejemplo con su escuela tuvimos cierta resistencia y fueron pasando situaciones hasta que logramos llegar pues a esta institución aquí en El Salto”, recuerda Sergio Eduardo.

Leo contó con el apoyo de sus padres

Miriam López, madre de Leo recuerda: “Yo le había comprado sus vestiditos y todo para sus fiestas, si llegó y me dijo mamá eso no me gusta yo quiero ponerme esta ropa de niño y sí, o sea como le dije no fue complicado para mí", revela.

Sus padres lo apoyaron desde el primer momento que decidió dejar de ser Allegra y cambiar su identidad de género para elegir ser Leo.

Su mamá recuerda que: “lo notaba triste cuando jugaba y yo sabía que algo pasaba y que cuando él estuviera preparado me lo iba a confiar simplemente llegó y me dijo mamá quiero decirte algo, quiero platicarte algo soy niño, yo lo único que hice fue comprenderlo”.

Dicen que la mayor resistencia la obtuvieron de los adultos, no de los niños.

“También la gente para la gente era chocante, porque había gente que la había conocido como niña y este cambio pues era muy intrusivo, había gente que preguntaba, que hacían comentarios pues bastante desvirtuados y notamos que lo de llegaba a incomodar incluso notamos que él se sentía triste cuando se dirigían a él como niña cuando le dejaban actividades de niña en la escuela, dibujos”, recuerda su mamá.


Créditos nota: TV Azteca Jalisco