Cascada Noticias - Un medio con identidad
Nefrólogo Víctor Martínez Mejía

No tener acceso al agua aumenta riesgo de enfermedades

El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis
No tener acceso al agua aumenta riesgo de enfermedades

Muchas enfermedades que padecemos actualmente, principalmente la infancia en condición de pobreza, están vinculadas con la calidad del agua que consumimos (ya sea por saturación de bacterias o sustancias tóxicas) o su abastecimiento.  

Además, la falta de acceso al agua limita la higiene, lo que agudiza la propensión de algunas personas, principalmente de niñas, niños y adultos mayores, de adquirir enfermedades de otro tipo, como la COVID-19. 

Antes de la pandemia, la carga de morbilidad atribuida a la falta de agua, saneamiento e higiene equivalía a 1.8 millones de defunciones y la pérdida de más de 75 millones de años de vida sana. No obstante, tras el surgimiento del nuevo virus estas muertes podrían dispararse.

De acuerdo con el informe “Global progress report on WASH in health care facilities: fundamentals first”, que recientemente publicó la OMS y UNICEF, un tercio de las instalaciones de atención de la salud en el mundo no tienen lo necesario para lavarse las manos en los lugares donde se brinda atención; una de cada cuatro instalaciones no tiene servicio de agua y el 10% no tiene servicios de saneamiento. Esto significa que mil 800 millones de personas utilizan instalaciones que carecen de servicios básicos de agua.

Leer también:

Cada persona necesita al día entre 20 y 50 litros de agua sin contaminantes químicos ni microbianos nocivos, para beber y para la higiene, de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, en todo el mundo, más de mil millones de personas no tienen acceso a agua potable, y 2 mil 600 millones carecen de saneamiento adecuado, lo que ocasiona contaminación por microbios.

El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Según el organismo internacional, las enfermedades infecciosas transmitidas por el agua cobran anualmente hasta 3.2 millones de vidas, lo que equivale a 6 por ciento de las defunciones totales en el mundo.

Créditos nota: Jocelyn Soto, Greenpeace

PUBLICIDAD: