Cascada Noticias - Un medio con identidad
Al Estilo Jalisco

SE PUEDE ¿Cómo le hicieron?: Parque ecológico Pulau Semakau

La Cascada presenta una serie de artículos sobre vertederos de basura de todo el mundo que fueron transformados en parques. En algún momento fueron símbolo de la degradación ambiental como lo es la basurera Los Laureles
SE PUEDE ¿Cómo le hicieron?: Parque ecológico Pulau Semakau

Aunque sigue siendo el único vertedero en funcionamiento en Singapur, la isla de Pulau Semakau frente a la costa sur se abrió al público para actividades recreativas seleccionadas en 2005.

Ahora, este basurero para desechos incinerados funciona en parte como una reserva natural donde los arrecifes de coral y los manglares prosperan. 

Para salvaguardar los hábitats naturales, los visitantes de la isla son guiados por guías capacitados para presenciar la vida marina.

Mirando el paisaje, puede ser difícil creer que esto es un vertedero. Algunos incluso lo han llamado la “Basura del Edén”.

El vertedero de Semakau fue una creación de los ingenieros de la entonces ENV, quienes propusieron convertir el espacio marítimo entre Pulau Sakeng y Pulau Semakau en un vertedero.

Era una solución ideal, ya que se estaba acabando el espacio en el último vertedero interior en Lorong Halus en la década de 1990. La competencia por la tierra también se estaba volviendo cada vez más intensa con la rápida urbanización.

Se estudiaron los vertederos cercanos a la costa de Japón, junto con los sistemas de barcazas de los Estados Unidos para instalaciones en alta mar.

En 1994, el Parlamento dio su sello de aprobación y la construcción comenzó en 1995.

Se construyó en dos fases, con un costo de $ 610 millones para la fase 1 y $ 36 millones para la fase 2.

Se tomaron diversas medidas para minimizar el impacto ambiental debido a la construcción. Esto incluyó la plantación de 400.000 árboles jóvenes de manglares para reemplazar los afectados por las obras de construcción y la instalación de pantallas de sedimento de malla fina cerca de las áreas de trabajo para reducir el impacto de los sedimentos en los corales.

Hoy, Pulau Semakau está abierto al público para caminatas entre mareas para permitir que todos disfruten de la biodiversidad de la isla.